Contact Us

Back to topBack to top

Poker Cheating Props, Cheating Dice and Invisible Ink Mark Poker sale

Esta avispa es terrible, el secuestro de cerebros de araña y los convierte en 'zombies'.

2018-12-08

English : https://www.cheatpoker.com/new/show.php?itemid=95

 

Los investigadores descubrieron una avispa parasitaria en la Amazonía ecuatoriana que es capaz de convertir a una araña social en una criatura parecida a un zombi.

 
Una avispa parasitoide de Zatypota pone un huevo en el abdomen de la araña social Anelosimus eximius. Una larva se alimenta de la araña, cambiando su comportamiento en el proceso.
 
La avispa es capaz de manipular a la araña para que abandone su nido, lo cual es raro para las especies sociales.
 
En la Amazonía ecuatoriana, una avispa recién descubierta está convirtiendo una araña social regularmente en un zombie solitario y pesado.
 
La especie de araña, Anelosimus eximius, crea complejas redes en forma de cubo con miles de miembros de su familia. Se considera una "araña social" porque coopera con otras arañas de su hogar comunal para compartir las tareas de caza, crianza y alimentación.
 
Es decir, hasta que una avispa parasitoide de Zatypota pone un huevo en su abdomen.
 
Una vez que el huevo depositado de la avispa eclosiona, emerge una larva, que se adhiere a la araña y se alimenta de ella, chupando la hemolinfa de sangre para sobrevivir. En este punto, el comportamiento de la araña cambia y queda esclavizada por la larva, alejándose de su nido comunal para crear una red propia con forma de capullo.
 

La larva se alimenta de la araña hasta que muere, en la relativa seguridad de la red en forma de capullo que su huésped acaba de construir antes de girar su propio capullo y, eventualmente, emerger como una hermosa avispa real.
 
Brutal.
 
Lea más: las arañas están cubriendo una ciudad griega en telarañas, y las fotos son increíbles
 
Philippe Fernández-Fournier notó el extraño comportamiento de la araña y comenzó a investigar. Anelosimus eximius no suele abandonar sus nidos, pero cuando vio que uno se arrastraba para hacer una red completamente nueva, se sintió intrigado.
 
Su investigación, publicada en Ecological Entomology, sugiere que la larva de la especie de avispa Zatypota puede manipular la actividad de su huésped, controlar su comportamiento y forzarla a construir estas redes inusuales, y puede ser la manipulación conductual más avanzada jamás vista.
 
Fernández-Fournier y su equipo de investigación sospechan que la avispa causa cambios de comportamiento en la araña al "aprovechar un programa de dispersión ancestral" ... lo que suena muy parecido al control cerebral. O eso o la avispa hace que las arañas mueran de hambre, lo que las obliga a buscar comida en la periferia del nido. Una vez que salen, comienzan a hilar redes a diferencia de las que habitan normalmente.
 

En el reino animal, las capacidades de zombificación de las avispas no son algo nuevo. Otras especies de arañas, como el Orb Weaver, también se convierten en anfitriones poco dispuestos para las avispas y también hay especies de avispas que hacen esto a las cucarachas. Sin embargo, la avispa recién descubierta parece alterar la construcción de la red y el comportamiento social de esta especie particular de araña mucho más intensamente de lo que se ha visto antes.

¿Cómo puede la larva de la avispa hacer esto? La respuesta a esa pregunta no es tan fácil de encontrar, pero se han postulado varias teorías, incluida la inyección de hormonas en la araña que secuestra la tendencia del huésped a construir "redes reducidas durante la muda". Otras especies de avispas parasitoides pican el cerebro de sus anfitriones con un cóctel químico.

Los investigadores también descubrieron que el tamaño de la colonia de arañas desempeña un papel importante en la cantidad de arañas que reciben el tratamiento de zombis, ya que las colonias más grandes ven un mayor número de arañas parasitadas. Esto puede parecer una conexión obvia, pero es importante establecer la dinámica entre el parásito y el huésped y puede permitir una mayor comprensión de los mecanismos evolutivos en juego en la relación, sin duda sombría.